Cromoterapia es el trayecto que se vale de la luz de los colores para arribar al colosal estado de satisfacción y plenitud personal. La diversidad visual y literaria fertiliza ese espectro donde se comparte en el proceso creativo. Canalizar esas inquietudes es un objetivo que La Jeringa persigue con esta exposición devenida realidad –o sueño que se construye–.

La muestra representa en su conjunto lo que es La Jeringa, un proyecto variado, abierto, sin tapujos y siempre con una lógica que nos invite a reflexionar sobre el asunto abordado. Llega además como el tan anhelado encuentro entre público Jeringuero y un equipo que ha permanecido del otro lado de la ventana de su móvil durante dos años de pandemia y que, por primera vez, cruza la frontera de la virtualidad para ser palpado por sus seguidores.

Las 23 obras expuestas discurren entre las diferentes temáticas y manifestaciones abordadas en la sección #CROMATERAPIA. Todas las piezas, a pesar de su heterogeneidad, tienen en común que se muestran acompañadas de un texto. Palabras que son parte indisoluble de estas porque en conjunto vieron la luz dentro del proyecto durante este año y en conjunto es que se consideran obras resultantes de La Jeringa.